Hudie

Les cuento que Hudie es mi nombre virtual y significa mariposa en chino, una connotación que es muy significativa para mí.

Soy respostera aficionada, aprendiz de escritora, maestra de idiomas, entusiasta asidua de la salud a traves del ejercicio y la buena alimentacion, amante del bricolaje. Hablo tres idiomas con fluidez y espero aprender al menos 2 más en los próximos 3 años. Me gusta la jardinería al aire libre y un buen rcorrido de senderismo, tomar fotos de viaje y disfrutar observando aves en su habitat. También soy partidiaria de los derechos de los animales, madre ecológica y la esposa de un visionario asombroso y seguro de si mismo. Fue él quien me inspiró a dejar atrás una vida comun, con un trabajo tradicional y a enfocarme en disfrutar mas de mi propia vida y ddejar un grano de inspiración para otros.

Originaria de una familia de clase obrera en Caracas, la capital de Venezuela, donde siempre “la situación es difícil” estoy acostumbrada a luchar.

La vida en mi niñez era simple. No teníamos dinero extra para lujos o viajes y la única petición de nuestros padres era la de estudiar duro para que un día pudieramos hacer todas las cosas que ellos no podían ofrecernos.
Uno de mis recuerdos mas simbolicos era que en tiempos de vacaciones cuando las ideas y la creatividad para hacer cosas dentro de la casa sin gastar dinero se extinguian y el extremo aburrimiento golpeaba la puerta, yo me ponia a mirar por la ventana. En realidad no veia mas que carros viejos y perros callejeros. Si levantaba la vista veia los edificios altos en las vecindades, pero si subia la vista un poco mas podia ver un trozo del cielo azul… por ese pedacito muchas veces pasaban aviones y yo fantaseaba pensando que era yo la que iba ahi montada viajando a lugares lejanos, esos mismos que veiamos en las peliculas de navidad o en las fotos de revistas, incluso aquellos que viamos en los cuentos de los hermanos Grimm.

Mi madre me decia que para gente “como nosotros” era imposible viajar en avion porque era extremadamente caro. Acto seguido me decia: “debes estudiar mucho si algun dia te quieres montar ahi”.
Yo no entendia que relacion tenia el estudiar con un avion, pero ciertamente durante mas de una decada aprender era mi motivacion.

Mi vida cambió favorable cuando encontré un buen trabajo en una reconocida compañía japonesa. Este lugar se convertiria en un segundo hogar para mi, con compañeros de oficina que llegarian a ser como hermanos y familiares propios.
Entonces, cuando llegó el momento, decidí darme un gusto.
Fui a parar a las montañas del Tyrol en Innsbruck, Autria. Un lugar magnifico e inolviable donde parece que las montañas nevadas besan romanticamente al pueblo. La verdad, era como estar en un cuento de los hermanos Grimm.

Desde allí comencé a programar todo el tiempo posible para viajar en mi país y en el extranjero.
Mi deseo era ver el mundo, las formas en que las gentes viven en otros lugares, sus costumbres, lo que los hace felices o miserables. Mi interés estaba muy lejos de lo que era la tendencia en mi ciudad natal: la cirugía plástica, conseguir un buen coche, tener el último teléfono inteligente y gozar de estatus social.

Eventualmente, y a través de CouchSurfing.com, encontré una comunidad local que hablaba sobre el mundo con una visión diferente a la que yo conocía. Aquí mi interés por vivir una vida con sentido, holística y ecológica comenzó.
Que me imaginaria yo que ademas de este nuevo mundo de colores que se abria ante mis ojos, tambien conocería al que hoy es el amor de mi vida, mi compañero y el padre de mi hija: Hanaffan. ¡ bueno … la historia de amor se las dejo para después!.

Una vez que Hanaffan y yo decidimos comenzar nuetsra vida juntos, decidimos que fuera en un lugar neutral. Ni Venezuela ni Alemania. Lo hariamos en China.

Ciertamente mi vida dio un gran giro. Tuve que aprender a ser profesora de ingles, a aprender mandarin, a adaptarme a las 4 estaciones del año, a ser diferente y llamar la atencion por ello, a no lograr encontrar grupos o amistades afines con mi personalidad exotica y explosiva, a entender y abarzar los retos de vivir en una relacion multucultural.

Por otro lado la experiencia de estar lejos de lo conocido me impulso a aprender cosas nuevas e interesantes, auto cultivarme en mi tiempo libre, hacer uso productivo de mi tiempo, conocerme mejor, verificar que es lo que mi existencia puede aportar de positivo a este planeta.

La vida aquí va mucho más despacio que en otros lugares y ay ya no vamos a la carrrera como antes. Afortunadamente, en mi nueva vida de ritmo más lento, estoy descubriendo los muchos beneficios de vivir una vida simple, con conciencia y natural. y es mi deseo usar toda mi experiencia, conocimiento y pasión para compartir, inspirar a otros y definitivamente contribuir al cambio positivo de este mundo.