25 horas en tren

In Asia, China, En China, Nuestro Blog, Viajes by hufanLeave a Comment

Si ya has vivido en China o has estado viajando dentro del país sin planificar mucho de antemano, tal vez esta situación te sea familiar… Tienes vacaciones y quieres ver algo de China, te vas a la estación del tren con tu equipaje a comprar el boleto…te encuentras con que la estación esta llena a reventar. Claro! Los chinos también tienen vacaciones al mismo tiempo, no lo pensaste pero una vez que llegas a la estación de tren y ves todas esta gente tratando de comprar un boleto (mayormente a sus pueblos natales) te das cuenta: ¨ñññoo…debí haber planificado este viaje con mas tiempo¨.

Pero a veces las cosas van así y de pronto te encuentras en una butaca rodeado de gente por doquier en lugar de estar en un camarote de tren esperando que el viaje pase rápido o en el costoso tren bala que casi vuela para llegar al destino.

Mucha gente de seguro tiene menos suerte que tu, porque entran en el tren sin tener ningún asiento dispuesto, entonces deben pasar las 25 horas del viaje tratando de hacerse algún espacio en el corredor. De hecho no es tan malo si no te importa sentarte en el piso aunque si debes levantarte cada cierto tiempo para dar espacio a los que deseen pasar por uno u otro motivo.

La gente que viaja en las sillas, tampoco la tiene tan fácil. No hay sosiego ni silencio en el vagón, cada 30 minutos pasa algún vendedor pregonando sus artículos y las luces no se apagan ni siquiera en la noche. Esto me recuerda a los que ocurre con el servicio de internet…si quieres el servicio sin propagandas, debes pagar extra! …de esta manera los vendedores ambulantes son principalmente lo mas frecuente. Vienen empujando un carrito con bebidas y pasa bocas, algunos vienen con frutas, otros venden juguetes que hacen ruidos y encienden luces. Se esfuerzan en mostrar su mercancía tanto como pueden, en detalle a cada persona si es posible hasta que logren vender algo.

Los artículos mas vendidos son los corta uñas y los cargadores de batería del teléfono celular. En la noche venden cena y en la mañana pasta de dientes…

Así que no hay mucho tiempo para quedarse sentado porque de tanto en tanto vendrá alguien pidiendo permiso para pasar.

Las sillas no son muy cómodas y puede ser difícil encontrar una posición para poder dormir. Tal vez si tienes suerte, al final del viaje algunas sillas quedaran vacías y tendrás mas espacio para dormir por un rato….pero de nuevo, alguien viene tratando de venderte algo.

Lo bueno de las butacas del tren es que te ves forzado a prestar atención al ambiente a tu alrededor. Cuando viajamos en dirección Sur, casi no vimos nada porque habíamos comprado nuestros puestos en una cabina con cama y pasamos la mayoría de las horas acostados, leyendo o durmiendo; pero en una silla de tren lo mejor es observar lo que sucede alrededor.

Lo otro bueno es que por supuesto, un tren rápido como el tren bala es mucho mas cómodo pero el tren lento por lo menos te da la oportunidad de conectarte con la gente sencilla de China, a los que no les llega el presupuesto para pagar un boleto que les brinde mas comodidades…

Por supuesto como ya lo saben,  también esta experiencia puede ser un poco incomoda en el sentido de tener que soportar tantas miradas curiosas sobre ti todo el tiempo, esto ocurre principalmente porque no es común ver extranjeros que se paseen por esa clase y la gente no puede evitar mirarnos extrañados justo como si fuéramos extraterrestres….pero al mismo tiempo, es muy agradable dejar que se acerquen y ver lo amables, amistosos e interesados en ayudar que pueden ser.

Pienso que para obtener un impresión mas profunda sobre como es viajar en China en el tren de bajo costo, probablemente lo mejor sea la temporada del Año Nuevo Chino. Es duro,pero muy educativo.

 

 

There are no comments

Join the conversation

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  
Please enter an e-mail address