Primera Misión Cumplida

hufan Africa, Desde Johannesburgo a Bilibiza, Mozambique, Mozambique 2015, Nuestro Blog, Viajes Leave a Comment

Así que logramos llegar al lugar donde debíamos entregar el Saxofón. El papel con la dirección nos indica que es en el tercer piso, pero no estamos seguros como se cuentan los pisos en Mozambique. Lo harán como los chinos, que cuentan desde la planta que da a la calle o lo hacen contando como en Alemania, que seria después de la planta baja?

Como no estamos seguros, subimos al segundo piso y tocamos tres veces hasta que Hudie piensa que ha escuchado a alguien diciendo que no podrá abrir. Raro! pero no importa, todavía podemos intentar en la otra puerta. En tanto que subimos las escaleras, vemos a una chica que nos llama desde otro apartamento indicándonos que es ahí donde debemos ir. Al mismo tiempo, la puerta que acabamos de tocar se entre abre y visualizamos la cara de una mujer musulmana detrás de la reja. Pensamos que tal vez no le esta permitido abrir la puerta en tanto que no este esperando visitas.

Como llevamos el saxofón, vamos con la esperanza de establecer nuevas amistades en Mozambique, pero una vez que entramos en el apartamento, la atmósfera se siente un poco tensa. La chica que nos abrió estaba sentada en la sala estudiando con un amigo. Alfeu, el hermano de nuestro amigo en China tardo un buen rato en salir a recibirnos y una vez que esta afuera, parece que no sabe muy bien que hacer con nosotros.

Conversamos un poco sobre la situación actual de Mozambique, especialmente sobre las inundaciones que han causado estragos, incomunicando la única vía terrestre del norte con el sur del país; por lo que Alfeu no nos considera que nuestras esperanzas de alcanzar llegar al Norte en bus sean factibles.

 

DSC00564Finalmente el chico para quien hemos traído el Saxofon sale a recibirnos. Tiene una enorme sonrisa en su rostro y se muestra muy feliz. Inmediatamente saca el instrumentos y nos da una demostración de sus habilidades musicales, pero en tanto termina sentimos nuevamente que nuestros jóvenes anfitriones no están muy seguros de que hacer luego de esto.

Bueno…estamos pensando que tal vez no hemos hecho amigos aquí, pero ayudamos a hacer a un niño muy feliz.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *