La Fortaleza de San Sebastian en Isla de Mozambique

In Africa, Desde Johannesburgo a Bilibiza, Mozambique, Mozambique 2015, Nuestro Blog, Viajes by hudieLeave a Comment

La noche anterior dormirnos en el quintal porque dentro de la casa hacia demasiado calor. A despertarnos desayunamos con Lucas y nos fuimos con un amigo de el, a recorrer la famosa Fortaleza de San Sebastian.

EL joven nos conduce por las calles ensoleradas y coloridas, caminamos unos 15 minutos hasta llegar al extremo Este de la isla. Alli visualizamos la Gran Fortaleza. Un monumento que ha resistido unos 500 años de historia. Según nos cuenta, Ilha de Mozambique solía ser la capital  portuguesa del pais desde desde el siglo XVI hasta 1898, cuando la capital se trasladó a Maputo. Era un centro de comercio tanto de productos materiales como humanos.

Entramos a la fortaleza y nos encontramos con que esta bajo lenta restauración por la UNESCO. Paramos en una maqueta arquitectónica en ruinas para que pueda explicarnos brevemente el recorrido que nos espera. Los espacios son grandes, la maleza esta recortada, las paredes son hechas de bloques tallados de piedra de coral. Las paredes tan altas como un edificio de 4 pisos.

Vamos caminando y nos cuenta un poco de historia, empezando que la construcción del lugar fue hecha para defender la isla y antigua capital del país de invasores, ladrones y enemigos. Nos confirma que los esclavos eran los encargados del difícil traslado de las piedras para la construcción y que morían muchos a la semana debido a la falta de alimentación, suministro de líquidos o de suficiente descanso. Caminamos un poco y nos enseña el lugar donde dormían, unas barracas hacinadas, casi sin ventilación, muy diferentes a las de los soldados que aunque rusticas se admiran un poquito mas cómodas. Antes de recorrer la parte interior del edificio, nos muestra un hoyo profundo, de unos 6 metros de diámetro por 10 de hondo. Esta cavado en la tierra donde y era aquí donde algunos esclavos eran encerrados para infringirles castigo. Según nos dice 6 meses sin ver el sol.

Seguimos la ruta, subiendo escaleras y observando los depósitos de las armas o los cuantos de los descanso de los guardias de turno, las garitas hacia el mar, los cañones preparados para el ataque. Al llegar a los techos vemos que esta en restauración y que todos forman parte de una red intrincada de drenaje que recoge el agua en tres grandes cisternas que fueron construidas para compensar la falta de  agua dulce en la islas. Es una construcción increíble.Caminamos un poco mas y nos conduce a la cisterna que guarda el agua que depositan las lluvias y que sirve  a los moradores de la isla.

Ya para culminar, nos lleva al sitio de fusilamiento, donde el esclavo era llevado en caso de cometer alguna falta. Afuera en la tierra todavía yace una piedra redonda de unos 190 kilos aproximadamente. Si el esclavo era capaz de sostenerla por un rato se le perdonaba la vida. Sino, era fusilado sin piedad.

El recorrido termina fuera de la Fortaleza, en una plaza adyacente donde posa alegre una  estatua color verde del Profesor Luis Camões,  quien enseño las primeras letras a locales y extranjeros y que mira alegre hacia el mar.

 

Invalid Displayed Gallery

There are no comments

Join the conversation

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  
Please enter an e-mail address